Sobre mí

        Desde que nací mi contacto con el arte, la música y el estilismo han sido una constante en mi vida. Fuí criada al ritmo de las notas del piano, procedentes de los dedos de mi padre, acompañadas por la amplia sonrisa que le caracteriza. Fuí forjada por una madre reina de la limpieza y experta en echar las rayas a los azulejos del suelo, pero experta también en elegir lo que le gusta a golpe de vista  y  saber lucir pierna con unos bellos zapatos.

Anduve entre los cuadros de mi abuela colgados por la casa. De esas mujeres de antes, que igual te hacen un abrigo, o unas geniales croquetas. De esas mujeres preparadas por y para ser mujeres de su casa, convirtiéndose en las heroínas de más de una generación. Porque… quién no quiere parecerse a su abuel@? A través de ella aprendí a pelar ajos, freír patatas y que queden crujientes, saber andar con tacones y por supuesto aprendí un humor ácido que mantiene vivas las mentes.

Así fue naciendo mi propio estilo que a mi juventud ha ido progresivamente dando la cara. Siempre he sentido una gran atracción por el mundo del arte ( pintura, Fotografía, Música, Cine, vestuario…)

Aún queda mucho por aprender y por “desaprender”, como diría mi maestro de canto.

Hace unos años me comprometí a realizar un ciclo superior de asesoría de imagen personal y protocolo, en Albacete. En los dos cursos que componen el ciclo pude aprender y tomar nota de los conceptos básicos en cuanto a la imagen real de uno mismo a través de la ropa, pero sobre todo a través de los complementos. Fue una buena experiencia, aprendí mucho y gané buenas amistades.

Creo tener mi propio estilo,  saber combinar lo incombinable y obtener un buen resultado. Pero no me considero una esclava de la moda, arriesgo más por intentar definir mi propio estilo, en armonía con quién soy y qué quiero. La moda será un herramienta más que utilizaremos, siempre que vaya a nuestro favor.

En la actualidad curso 5º de canto lírico en el conservatorio Torrejón y Velasco de Albacete. El aprendizaje de cualquier instrumento estimula el desarrollo de la sensibilidad y el gusto por la observación de los pequeños detalles. Te hace más crítico y de ahí más inteligente. Además este tipo de aprendizaje potencia desarrollar el gusto estético, la escucha y el conocimiento de estilos y épocas, junto con sus estilismos y costumbres.

En definitiva, CULTURA y el gusto por poder sentirse en la piel de cualquier época. Me gusta la moda y los grandes diseñadores, pero Ponte Wapentina NO ES MODA. Es ESTILO, TÚ ESTILO.

Ponte Wapentina pretende apostar por descubrir todo lo bueno que hay en ti y fomentarlo a través de la ropa, los complementos, los colores… La búsqueda de tu yo auténtico.

Gracias por estar al otro lado.

Te mando energía positiva.

Valentina Guillomía Suárez